Regálate una piel Renovada

La piel requiere de sus cuidados diarios, hábitos cómo comer o beber todos los días. Los tres pasos básicos para mantener un cutis sano, luminoso y mantener las propiedades de la piel durante todo el año son; la limpieza, la hidratación y la nutrición, también es importante la exfoliación aunque este paso no es diario.

Para la limpieza del cutis tenemos que tener en cuenta el tipo de piel, sí es seca o grasa. Tanto sí utilizamos jabones o cremas limpiadoras deben ser adecuadas a nuestro tipo de pie, sí es seca requiere de cremosidad y en una piel grasa, productos acuosos. Sí se usa jabón, aplicarlo con una brocha, activa la epidermis y evita que toquemos la piel con las manos. Es importante no tocar con las manos el cutis, siempre que se pueda, ya que la suciedad de las manos la portamos al cutis. A continuación enjuagar con agua tibia, palmeando con una toallita.

Regálate una piel Renovada

Regálate una piel Renovada

Regálate una piel Renovada

En el caso de utilizar cremas limpiadoras, aplicarlas con un algodón realizando movimientos hacia fuera y hacia arriba, para estimular la circulación de la sangre que la nutre y posibilitar el estiramiento de la piel en la dirección que nos lo permite para tal fin. Sí se mantiene una buena limpieza de cutis, evitarás que se obturen las glándulas sebáceas que segregan las grasas, previniendo así la aparición de espinillas y puntos negros.

El segundo gesto para tener una piel espectacular, es hidratarla…. ¿cómo?, sencillo, con ingesta de agua y cremas, estas tienen gran cantidad de sustancias acuosas o húmedas, su misión; recuperar el agua que la piel pierde y ayudarla a reestructurarla a través de los principios activos que contienen de vitaminas, minerales y oligoelementos.

El tercer gesto es nutrirla con cremas, llamadas de noche o regeneradoras, se aplican al acostarnos ya que tienen mayor contenido en grasa, su misión es reparar, restaurar la dermis y densificar la piel. En las horas de sueño la piel descansa y elimina sustancias tóxicas para el organismo, momento idóneo para aportar nutrientes que refuercen las células.

Hay un paso que es esencial para todo el proceso….la constancia y el hábito de hacerlo a diario. Los resultados son visibles sí mantenemos una regularidad.

El placer de cuidarse es un regalo en salud y belleza.