PROTECCIÓN SOLAR

VIVE UN VERANO SALUDABLE

PROTECCIÓN SOLAR. VIVE UN VERANO SALUDABLE

 

La radiación solar es una fuente de energía que la necesita nuestro organismo. El sol nos ayuda a producir la vitamina D, también nos ayuda a mantener nuestros patrones de sueño, regulando los ciclos, estimula nuestra inmunidad, disminuye la tensión arterial, favorece nuestra vida sexual así como la síntesis de endorfinas que nos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo.

Pero el sol tiene también sus efectos nocivos y perjudiciales, de aquí la importancia de informar y asesorar a la población sobre el sol y la salud. El sol puede producir quemaduras solares, fotosensibilidad, fotoenvejecimiento, alteraciones del sistema inmune y daños severos irreversibles dañando el material genético de las células (ADN) llegando a producir un cáncer de piel.

Más de 65.000 personas mueren cada año a causa del cáncer de piel, y cada año se diagnostican más de 13 millones de casos. Todo esto nos da una idea de la importancia de no tomar el sol en exceso y de llevar siempre que nos expongamos, una adecuada protección frente a él. La mejor manera de mantener sana nuestra piel y prevenirlo, es limitar nuestra exposición al sol.

Consejo farmacéutico.

– Evita la exposición a las horas centrales del día entre las 12 y 16 horas

– Usa fotoprotección y ropa adecuada en las actividades al aire libre, incluso días nublados.

– Consulta a tu farmacéutico en la elección del protector más adecuado para tu tipo de piel.

– Aplica el protector 30 minutos antes de la exposición al sol y renueva la aplicación cada 2 horas.

– Utiliza gafas de sol homologadas, sombrero y fotoprotector labial.

– Hidrata tu piel después de la exposición al sol y bebe mucha agua y líquidos para compensar la deshidratación que se produce.

– Los fotoprotectores orales nunca sustituyen a los tópicos, simplemente se complementan.

– Las cremas autobronceadoras NO protegen del sol.

– Si estas tomando medicamentos, consulta en tu farmacia si algunos de ellos son fotosensibles.

– Hay que aumentar las precauciones en niños, embarazadas, ancianos, pacientes oncológicos, si el paciente utiliza medicamentos fotosensibilizantes o pacientes con hipersensibilidad al sol. En estos casos hay que utilizar máximo indice de protección.

– Hay que vigilar lunares y pecas y acudir al dermatólogo si observamos una evolución anormal.

Principales medicamentos fotosensibilizantes:

– Antiacneicos

– Antihistamínicos

– Anticonceptivos orales

– Antidepresivos orales

– Diuréticos

– Antiulcerosos

– Antiinflamatorios

– Benzodiacepinas

– Antihipertensivos

Terminología del etiquetado de solares:

SPF: Indica el nivel de protección frente a UVB

Water resistant: mantiene su factor de protección en la piel tras dos inmersiones de 20 minutos

Waterproof: mantiene su factor de protección en la piel tras 4 inmersiones de 20 minutos.