Di adiós a las piernas cansadas. Durante el verano, la sensación de piernas cansadas es un síntoma habitual en un porcentaje alto de la población. Consecuencia de la inadecuada adaptación a los cambios bruscos de temperatura. Esto es debido por incapacidad de las venas para realizar un adecuado retorno de  sangre al corazón. A nivel de las extremidades inferiores, este retorno es posible a dos cosas.  La presencia de unas válvulas situadas en las paredes de las venas que solo tienen un  movimiento unidireccional ascendente. También gracias a la contracción muscular q se produce al andar. Esto exprime las venas de las extremidades inferiores permitiendo el ascenso de la sangre hacia el corazón.

Di adiós a las piernas cansadas

Cuando las venas de las piernas pierden elasticidad, la sangre se acumule en las extremidades inferiores. Esto da lugar a la insuficiencia venosa crónica, siendo las varices, piernas cansadas y el edema, el principal síntoma.

Entre las causas desencadenantes de la insuficiencia venosa crónica (IVC), podemos citar.

Sobrepeso, vida sedentaria, embarazo,  falta de ejercicio y calor entre otras. Con la llegada del calor, se produce una dilatación de las venas, acumulándose sangre en las piernas. Teniendo la sensación de pesadez y cansancio incluso hormigueo,  enrojecimiento y deshidratación de la piel.

Di adiós a las piernas cansadas Di adiós a las piernas cansadas

 

Algunos consejos que podemos daros para aliviar este malestar:

Di adiós a las piernas cansadas, Ejercicios que pueden aliviarte:

Di adiós a las piernas cansadas

Di adiós a las piernas cansadas

  • hábitos de vida saludables, favoreciendo el retorno de la sangre hacia el corazón, a través del ejercicio físico moderado. Podemos aprovechar esta época del año para andar por la orilla de la playa, montar en bici, nadar… Es conveniente la practica de ejercicio físico de manera habitual. (FOTO)
  • Sigue una dieta equilibrada, baja en sal para evitar la retención de líquidos
  • Bebe entre 1.5 y 2 litros de agua
  • Cuando sea posible túmbate, eleva las piernas por encima del corazón.
  • No permanezcas de pie durante largos periodos de tiempo sin andar
  • Evita el calor directo de la zona q favorece la dilatación de las venas.  Sol, depilación con cera caliente y el uso de braseros.
  • Uso de medias terapéuticas
  • Terapia farmacológica con principios activos que tengan efecto flebotonico. Administrados de forma tópica, en forma de geles, cremas o spray, o bien, vía oral. Estos productos reducen la permeabilidad y fragilidad capilar, mejoran el retorno venoso y el drenaje linfático.